TECNOUTOPÍAS Y TECNOPOLÍTICA

Las esferas social y tecnológica van siempre de la mano, y los cambios en una de ellas propician y potencian los cambios en la otra. Mientras que los tecnoutopistas creen que la aceleración tecnológica permitirá superar automáticamente de por sí los conflictos sociales, nosotros pensamos que el desarrollo tecnológico tiene que acelerarse precisamente porque la tecnología es necesaria para ganar los conflictos sociales.
Manifiesto por una Política Aceleracionista. 03. Sobre el futuro

En el límite de la tecnopolítica se encuentra el tecnofelicismo, la utopía, la sociofobia. ¿Donde se encuentran estos límites? ¿Cómo podemos y debemos trazar la frontera y la diferencia?

  1. Podemos definir el utopismo tecnológico como aquel pensamiento político por el cual el desarrollo tecnológico poseería el potencial de cancelar los conflictos sociales, políticos y culturales.
    Así, el tecnoutopismo confía al desarrollo tecnológico (in toto o a determinados desarrollos tecnológicos) el potencial social de superar, eliminar o cancelar, los conflictos -de nuevo, en su totalidad o algunos modos concretos de conflictividad social presentes- que atraviesan la sociedad: la diferencia de clases, los conflictos del mundo del trabajo, el propio trabajo en sí mismo, las conflictos derivados de las diferencias políticas, los problemas ambientales etc. serían algunos de los ejemplos más recurrentes. Por el contrario,  la tecnopolítica son teorías y prácticas políticas prospectivas que analizan el papel de la técnica y la tecnología en el conflicto social y político.
  2. ¿Cual es el papel de la tecnología en el conflicto social? ¿Cómo determinadas tecnologías o usos de las tecnologías son funcionales a la aceleración del conflicto social y político? ¿Cómo el acceso al uso o consumo determinadas tecnologías o usos de las tecnologías establecen jerarquías socioeconómicas? ¿Cuales son los conflictos distributivos en torno a la producción y acceso a las tecnologías? ¿Qué jerarquías regionales se establecen en el sistema-mundo capitalista en relación a la producción y el consumo de las nuevas tecnologías? Son algunas preguntas pertinentes propiamente tecnopolíticas.
  3. Hay una forma específicamente contemporánea de utopismo tecnológico. Pero no debemos confundir el utopismo tecnológico como privativo de nuestra época. Cuanto menos desde la modernidad capitalista cada gran salto tecnológico ha venido acompañado desde entonces de una abundante literatura acerca de su potencial para superar la conflictividad propia de la época.

 

Afecciones de la crisis

Charla del 11 de Noviembre en Asamblea Huelga Ciudadana 14N en Plaza del Pilar.   Queremos hablar de la huelga, de la crisis. Queremos contar dos historias, evocar dos imágenes para hablar de las vidas que atraviesa, que rompe, la crisis. Son imágenes típicas. Todas las conocemos, están a nuestro alrededor. Algunas son nuestros padres, nuestras madres, nuestros vecinos y amigas. Algunas
Nota de lectura Este artículo complementa y actualiza la primera parte de Comunes: guía para no perderse en la selva : ¿Qué es eso y como funcionan los “comunes”? Funciona, respecto a él como su explicación práctica, del mismo modo que aquel funciona respecto a este, como su explicación teórica. De tal modo uno ha de leerse

TECNOUTOPÍAS Y TECNOPOLÍTICA

Las esferas social y tecnológica van siempre de la mano, y los cambios en una de ellas propician y potencian los cambios en la otra. Mientras que los tecnoutopistas creen que la aceleración tecnológica permitirá superar automáticamente de por sí los conflictos sociales, nosotros pensamos que el desarrollo tecnológico tiene que acelerarse precisamente porque la
1. La multitud conectada no necesita representación. En la sociedad proto-red el conflico político, social, cultural, toda linea de emergencia de una nueva subjetividad o de ruptura con las formas hegemónicas, se manifestaba, a partir de cierto momento crítico, como un conflicto por la representación mediática. Todas, y repetimos todas, las manifestaciones de ruptura política,

Sobre la violencia

Es un fantasma, un espectro. Pero no como el de las peliculas: Poltergeist, Casper… Desde luego menos entrentenido. Es un fantasma plomizo y gris. Jodidamente aburrido. Aquello que no podemos decir, pero de lo que, bajo ninguna forma, dejamos de hablar. Un fantasma que recorre nuestras oraciones. Un centro ausente, un atractor extraño en torno
Este artículo fue publicado en el primer número de la revista de filosofía política Turba “Deuda, violencia, política”. Puedes desargar libremente el número aquí. I.  Lo que está en guerra no son las maneras variables de gestionar la sociedad. Se trata, irreductibles e irreconciliables, de ideas sobre la felicidad y sus mundos (Comité Invisible “La